EVENTOS ABRIL

Al igual que la Navidad, la Pascua también representa una fecha señalada en el calendario de los italianos. La Semana Santa se celebra de manera similar a España mediante procesiones y rituales antiguos que recorren las calles de pueblos y ciudades y en los que se puede ver a devotos de todos los rangos de edad.
Las procesiones italianas se corresponden con las creencias y valores funerarios de Italia en el sentido de que representan un acto muy sentimental.
Las procesiones más destacadas tienen lugar en primer lugar en la Ciudad del Vaticano con la misa que dirige el papa en la Basílica de San Pedro a la luz de las velas. En segundo lugar, destacan igualmente las celebraciones que tienen lugar en Roma.

En Cerdeña, por ejemplo, las confraternidades de Cagliari organizan una serie de procesiones que se han convertido en las más populares de Italia y que comienzan el Domingo de Ramos.
En Florencia, el domingo de Pascua es sinónimo de paz y perdón. Por ello, dicho día la plaza del Duomo, una de las arterias principales de la ciudad, se llena de fuegos artificiales y se celebra el espectáculo conocido como scoppio del carro, que significa explosión del carro.
El huevo también posee un significado de lo más curioso durante la Pascua italiana. Es símbolo del inicio de la vida y se utiliza hasta en juegos de niños como el famoso Punta e cul, inspirado en las costumbres de los campesinos, cuando durante la mañana de Pascua y los dos días siguientes, se encontraban en los corrales para desafiarse con el juego del huevo. Se preparaban cientos de huevos cocidos y se llevaban al corral en una cesta. Los participantes, normalmente unos veinte, se disponían en círculo mientras los huevos eran colocados en el centro en forma de S. El participante que tenía la suerte de comenzar podía escoger un huevo y valorar su consistencia mientras los demás sólo podían elegir el huevo consecutivo. El juego empieza así, y es necesario golpear el huevo con el siguiente por la parte más puntiaguda. El vencedor es aquel cuyo huevo permanece intacto y que consigue romper todos los demás huevos. Pero el desafío no termina aquí porqué la competición continúa utilizando la otra parte del huevo, la más redondeada. Este juego se practica mucho en la provincia de Pésaro, en Umbria. Asimismo, existen varios platos típicos de la Semana Santa italiana que incorporan el huevo en su receta.