Dicen que uno siempre vuelve al sitio donde fue feliz y te prometo, viajero, que Perugia se podría definir a la perfección como uno de esos lugares.
Una joya olvidada ubicada en el corazón de Italia que la mayoría de veces pasa desapercibida en nuestro afán por descubrir los enclaves más turísticos de la bota. Roma , Florencia , Nápoles , Bolonia , Milán , Venecia …
Y ahí es donde entra en juego Perugia (Perusa en español) , la capital de Umbría. Ubicada a medio camino entre Roma y Florencia, esta región con monumentos etruscos, puede presumir de contar con rincones especiales solo aptos para los viajeros más exigentes, aquellos que andan a la búsqueda de lo diferente, mágico y único.

Los primeros signos de vida en esta ciudad de orígenes etruscos datan del año 300 a.C., para posteriormente ser ocupada por los romanos. Muchos de los atractivos turísticos de la capital siguen manteniendo los burgos, castillos, palacios, callejuelas, murallas y fortalezas tan características de esa época. Una influencia medieval que sigue siendo palpable en el entorno, imbatible al paso del tiempo.

Perugia puede presumir de contar con una de las universidades más antiguas y prestigiosas de toda Italia (fundada en 1308) por lo que no es de extrañar que cada año se acerquen hasta ella miles de estudiantes no solo de diferentes partes de Italia, sino de todo el mundo.

Además cuenta con la Università per Stranieri por lo que la oferta de estudios y de cursos de idiomas es de lo más variopinta.

Es la ciudad donde nos alojamos, en el corazón del Centro histórico durante el mes de permanencia en Italia.