QUÉ VER EN GUBBIO: IGLESIAS, PALACIOS Y CALLEJUELAS MEDIEVALES

Perderse por las callejuelas medievales de Gubbio es prácticamente imposible ya que son muy poquitas y casi todas paralelas a la montaña y conectadas por escaleras y ascensores. Así que no te voy a decir que te “pierdas” por el casco histórico, pero sí que andes por él con tranquilidad fijándote en todos los detalles que encuentres por el camino. Eso sí, esas calles son tan atractivas que puede que tengas la tentación de no salirte de ellas y de no entrar en ningún edificio –yo he caído en ellas en más de una ocasión–. Craso error: no todas las joyas de Gubbio están al aire libre.

LA PIAZZA DELLA SIGNORIA

En ese paseo sin rumbo, la gran parada obligatoria es la de la piazza della signoria, la plaza mayor de la ciudad y puede que una de las plazas medievales más bonitas de Italia, tal vez sólo superada por la de Siena. La plaza en sí es un gran balcón apoyado en arcadas, con una vista formidable sobre el valle a los pies del monte Ingino y las colinas y montañas de los Apeninos que rodean la ciudad. ¿A que suena bien?

Ahí se encuentran el inacabado palazzo pretorio y el palazzo dei consoli, ambos de principios del siglo XIV y centro de los poderes judicial y administrativo respectivamente en esa época.

Il PALAZZO DEI CONSOLI

Il palazzo dei consoli, con sus líneas rectas, su torre y sus almenas, parece el edificio medieval perfecto. Además, se ve desde prácticamente todas las esquinas de la ciudad y es el gran icono de Gubbio.

LAS CALLES DEL CASCO HISTÓRICO: VIA BALDASSINI, VIA DEI CONSOLI, LA INCREÍBLE VIA GALEOTTI…

Las tres calles más características del centro histórico de Gubbio, todas flanqueadas por edificios medievales pero muy diferentes entre ellas, son la via Baldassini, la via dei consoli y la via Galeotti.

La via Baldassini es la que se encuentra justo debajo de la piazza dei consoli, desde donde se pueden ver sus arcadas y apreciarla desde una perspectiva diferente.

La via dei consoli es la calle principal del casco histórico, la que pasa por la piazza della signoria, y donde se encuentra la fontana del bargello, llamada popularmente “fontana dei matti”, fuente de los locos –si giras tres veces a su alrededor te puedes llevar la “patente da matto”, el “carnet de loco”.

Pero la más bonita, en nuestra opinión, es la via Galeotti, una callejuela estrecha llena de arcos y pasajes: por un lado parece un decorado de película ambientada en la Edad Media, pero por otro hay gente viviendo y se nota llena de vida, ¡nuestro rincón favorito de la ciudad!

GALERÍA DE IMÁGENES