EVENTOS ABRIL

El 25 de Abril en Italia se festeja el aniversario de la liberación del nazifascismo y por esto representa un evento de fundamental importancia para la historia de Italia. Es oportuno recordar algunos detalles de aquel acontecimiento histórico.

El 25 de Abril es fiesta nacional, se festeja la  Fiesta de la Liberación, también llamada Aniversario de la Resistencia;  fue electa esta fecha porque el  25 de  Abril de 1945 fue el día de la liberación de Milán y Turín, en realidad la liberación de las ciudades del Norte había comenzado días atrás. La liberación puso fin a veinte años de dictadura fascista y a cinco años de guerra; simbólicamente representa el inicio de un recorrido histórico que llevará al referéndum del 2 de Junio de 1946 por la elección entre monarquía y república y por ende a la República Italiana, hasta la sanción de la Constitución.

Pero qué se entiende exactamente con la palabra “Resistencia”?

La Resistencia Italiana, llamada “Resistencia” o “Resistencia Partisana” fue el conjunto de movimientos políticos y militares que se opusieron al Fascismo.

En Italia importantes acciones de resistencia se desarrollaron a partir de 1943. Veamos el contexto histórico en el cual nace la Resistencia.

En Julio de 1943 los anglo-americanos desembarcaron en Sicilia, determinando la caída del régimen fascista (25 de julio); Mussolini fue arrestado por orden del rey y el gobierno fue confiado al General Badoglio; Italia del norte estaba ocupada por los alemanes, Mussolini fue liberado por ellos, dando vida así el 23 de septiembre a un régimen neofascita republicano (República Social Italiana) con sede en Salò, mientras en la Italia ocupada por los aliados se formó “el reino del Sur” que declaró la guerra a Alemania.

En la Italia dominada por los nazifascistas, que llevaron a cabo sangrientas represiones, se formó el Comando de Liberación Nacional, un organismo clandestino formado en Roma el 9 de septiembre de 1943, que reunía los partidos antifascistas.

Fuerte de la alianza entre el gobierno de Badoglio y los angloamericanos y de un creciente consenso popular a la guerra contra Alemania y las fuerzas fascistas de la república, la Resistencia en Italia del norte y parte del centro reclutó sus miembros de todas las fuerzas políticas y de todos los extractos sociales, configurándose como un movimiento de rebelión popular de interclases difundido tanto en los campos (donde era más numeroso) como en las ciudades.

La unidad militar de base era la “brigada”, compuesta por 100-300 hombres que se caracterizaba por su afiliación política.

También las mujeres representaron un componente fundamental en la resistencia, ellas dejaron de lado sus roles de esposas y madres y lucharon por reconquistar la libertad y la justicia de sus propia nación, adoptando funciones de gran importancia. 

Durante la primavera de 1945 la ofensiva partisana se unió a la última ofensiva de los aliados, contribuyendo notablemente a la derrota de los nazifascistas y liberando la mayoría de las grandes ciudades del norte, antes de la llegada de los Aliados.

La Resistencia seguía siendo un fenómeno europeo que ofrecía en cualquier lugar apoyo a los aliados entre las líneas enemigas. En Francia, en Grecia, en Yugoslavia, en Italia y en menor escala, en otros países europeos la resistencia contribuyó a la derrota de los ejércitos de ocupación nazifascitas.

La Resistencia demostró que los pueblos europeos no soportaban la ocupación alemana y fascista, que el espíritu de libertad e independencia estaba aún vivo. En particular en Italia, después del ventenio fascista, representó una señal importante para la redención con el fin de reconstruir una credibilidad democrática de nuestro país en el contexto internacional. La resistencia constituyó una importante experiencia de lucha y participación política de todos los sectores.